Eddie Redmayne se arrepiente de haber interpretado a una mujer trans

eddie trans

Quizás porque seis años pasan muy rápido y aquellos eran aún otros tiempos. También puede ser que entonces los medios no escucháramos lo suficiente a ‘aquelles’ que tenían algo que decir. La cuestión es que, en 2015, Eddie Redmayne se puso en la piel de una histórica figura trans en ‘La chica danesa’ y la polémica a raíz de la decisión se levantó solamente en el ámbito de la disidencia LGBTQ+.

Por aquel entonces, muchos activistas protestaron por la elección de un hombre cis (una persona cuya identidad de género se corresponde al género que le asignaron al nacer) y no una mujer trans para el papel de Lili Elbe, una de las primeras mujeres transexuales de la historia. Hoy sabemos que un poco de autocrítica nunca viene mal y, por ello, el mismo Redmayne ha reconocido que haber aceptado el papel “fue un error”.

En una entrevista para The Sunday Times, el actor ha dicho que no volvería a hacerlo: “No, no lo aceptaría [el papel] ahora. Hice esa película con las mejores intenciones, pero creo que fue un error”. A lo que ha añadido: “La mayor discusión sobre las frustraciones en torno al casting se debe a que muchas personas no tienen una silla en la mesa. Debe haber una nivelación, de lo contrario vamos a seguir teniendo estos debates“. Redmayne toca uno de los puntos clave del activismo trans: solo la presencia real y naturalizada de intérpretes pertenecientes al colectivo (ya sean ellas, ellos o ‘elles’) puede acabar con la polémica.

La pregunta surgía al filo del papel que Redmayne está desempeñando como el mítico Maestro de ceremonias de ‘Cabaret’, en el Playhouse Theatre de Londres (codo a codo con Jessie Buckley). Por causas distintas, el papel ha sido tradicionalmente adoptado por intérpretes LGBTQ+ desde que se estrenó por primera vez en Broadway en 1966. En este caso, el actor ha rechazado ocupar espacios del colectivo: “De todos los personajes que he leído, este desafía el encasillamiento. Le pediría a la gente que venga a verlo antes de juzgar”.

A finales de 2020, Redmayne ya dejó clara su postura para con la transfobia expresada en numerosas ocasiones por J.K. Rowling, autora de la saga que él mismo expandió, con ‘Animales fantásticos y dónde encontrarlos’: “Como alguien que ha trabajado tanto con J.K. Rowling como con miembros de la comunidad trans, quería dejar absolutamente claro cuál es mi posición”, escribió Redmayne para Variety.

Más claro, agua: “No estoy de acuerdo con los comentarios de Jo. Las mujeres trans son mujeres, los hombres trans son hombres y las identidades no binarias son válidas. Nunca quisiera hablar en nombre de la comunidad, pero sé que mis queridos amigos y colegas transgénero están cansados de este constante cuestionamiento de sus identidades, que con demasiada frecuencia resulta en violencia y abuso. Simplemente quieren vivir sus vidas en paz, y es hora de dejar que lo hagan”.

Ed Sheeran confienza que de niño creyó que era homosexual

A pesar de las reivindicaciones de Redmayne, incluso una cuota mínima está lejos de ser conseguida, por lo menos en nuestro país. En marzo de 2021, el Observatorio de la Diversidad en los Medios Audiovisuales (ODA) daba a conocer que, en 2019, de 1301 personajes de ficción (56 de películas y 43 de series), solo el 6,15% eran LGBT, y entre los cuales no se contaba ningún personaje asexual, intersexual o de género no binario. Por otra parte, y aquí cualquier debate se zanja a base de datos: de ese porcentaje, solo cuatro personajes eran miembros del colectivo fuera de la pantalla y únicamente uno estaba interpretado por una persona trans real. Si bien la representación ha mejorado desde la muestra de ODA, aún queda trabajo por hacer.