Xiao Wang

Xiao Wang es un joven chino que, vive postrado en una cama desde que a los 17 años vendió un riñón a una red de tráfico ilegal de órganos para poder comprarse un iPhone.

Xiao tomó la peor decisión de su vida. Quería un iPhone y un iPad pero no tenía suficiente dinero para comprarlo, así que decidió vender un riñón en el mercado negro de tráfico de órganos.

Tras la operación, realizada en una clínica ilegal en China, le pagaron 22.000 yuanes (unos 3 mil dólares) y le aseguraron que no había ningún riesgo para su salud, que podía vivir con un riñón. Sin embargo, el joven tuvo una infección que le ha cambiado la vida.

Ahora, ocho años después, Wang vive postrado en la cama y tiene que estar conectado a una máquina de diálisis de por vida.

El caso salió a la luz después de que la madre le preguntó de dónde había sacado dinero para comprarse el celular y la tablet, a lo cual el joven le respondió: “mamá, vendí un riñón”, confesándole a la madre y a los medios locales.

Después de que la madre hizo la denuncia, las autoridades chinas arrestaron a nueve personas en las cuales estaba los médicos que le extrajeron el órgano y los miembros de una banda que traficaba con órganos humanos.

La sentencia para los traficantes fue de 3 y 5 años de prisión y la familia del joven obtuvo una indemnización de 200 mil dólares, solo que ahora Wang vive en una cama conectado a una máquina de diálisis y necesita asistencia las 24 horas del día