apple

Apple se ha convertido hoy en la primera empresa del mundo en alcanzar el billón de dólares de valoración en bolsa, una meta soñada por la compañía y que se ha dado apenas dos días después de presentar sus resultados trimestrales correspondientes al tercer trimestre fiscal de la tecnológica. Con ello, se evidencia el gran momento por el que está pasando la compañía y sirve para reafirmar la estrategia que se ha estado siguiendo durante los últimos años.

Aunque era un escenario para la empresa liderada por Tim Cook que ya se veía venir desde hace tiempo, no ha sido hasta el día de hoy cuando el precio por acción ha superado la cifra mágica de 207,5 dólares, precio en el cual las estimaciones sugerían que Apple alcanzaría el billón de dólares. Una recompensa a un largo camino que comenzó con la salida a bolsa de la compañía en 1980 y que sitúa a la misma en la primera posición de un podio donde podría encontrarse pronto con compañía. Concretamente, con la de Jeff Bezos y Amazon.

Más de cuatro décadas de innovación

Llegar al billón de dólares supone mucho para una empresa que, como tantas otras, ha pasado ciertos momentos tambaleantes durante sus más de cuarenta años de historia. Situaciones en las que, como reconoce de ahora manera jocosa la publicación BussinessWeek en Twitter, llevaron a dudar en varios momentos de su supervivencia de cara al futuro. Sin embargo, a pesar de todo, Apple no se ha apartado en todo este tiempo un camino marcado por la innovación en su máxima expresión, la honestidad hacia los usuarios y la fidelidad a sus principios.

Una travesía que ha dejado momentos que ya forman parte de la historia, no solo de la comapañía, sino de la computación y de las empresas de tecnología de consumo en general. La llegada del iPod, que un día creímos incombustible, la presentación del MacBook Air en la que fue revelado por Jobs extrayéndolo un simple sobre de oficina o el momento en el que el público se dio cuenta de que lo que el entonces CEO iba a enseñar al mundo no eran tres dispositivos diferentes, sino que se trataba de uno uno solo y que su nombre, iPhone, iba a cambiar para siempre el mundo de la telefonía.

Aunque eso queda ya lejos, este nuevo hito para la empresa solo demuestra que quedan muchas más situaciones como esas por tener lugar en los años próximos gracias al trabajo –excelente algunas veces, mejorable otras muchas– que se ha realizado por parte de los diferentes segmentos de la compañía. Con unos últimos resultados que lo avalan, solo queda por ver cuáles serán los siguientes pasos de Apple mantener la confianza de los clientes y, por supuesto, de los inversores. La próxima cita, a todas luces, será el próximo mes de septiembre.