Fallece André Leon Talley, leyenda de la moda y juez de ‘America’s Next Top Model’

André Leon Talley

Según informaba hace unas horas el ex editor de Vanity Fair, Graydon Carter, a través de su web, Air MailAndré Leon Talley ha fallecido este martes en un hospital de White Plains (Nueva York) tras sufrir un infarto. Con más de 50 años de carrera a sus espaldas, Talley escribió para varias prestigiosas publicaciones de moda, como Women’s Wear DailyW o The New York Times, pero fue su trabajo en la edición estadounidense de Vogue lo que le hizo famoso para el gran público. Fue el jefe de información de la revista, su director creativo y una de las personas de confianza de Anna Wintour, convirtiéndose en el primer afroamericano en ostentar un puesto de relevancia dentro de la industria de la moda.

Nacido en 1948 en Washington D.C., se crió con su abuela en Carolina del Norte, estudió literatura francesa en la universidad de Brown y en 1974 fue descubierto por Diana Vreeland, célebre directora de Vogue y Harper’s Bazaar, junto a la que trabajo en las exposiciones de moda del Museo Metropolitano de Nueva York. Posteriormente conoció a Andy Warhol y comenzó su carrera en la revista del artista, Interview. En 2020, ya alejado del foco mediático, publicó un libro de memorias En las trincheras de la moda, en el que repasaba sus años de profesión y narraba sus esfuerzos a la hora de romper las barreras raciales de la moda.

Pese a que la figura de Leon Talley estaba asociada al lujo y la frivolidad, lo cierto es que su trayectoria estuvo plagada de luces y sombras. “Me quedo con lo bueno, pero la moda puede llegar a ser un entorno muy cruel”, comentaba hace un año en una entrevista en S Moda. Afroamericano y de una familia de clase baja, el editor se pasó media vida esforzándose para entrar en un entorno, el de la moda de los años 70 y 80, plagado de gestos clasistas y racistas. Dimitió de su puesto como corresponsal en París de la revista Women’s wear daily cuando se enteró de que en ciertos círculos se mofaban de él apodándole Queen Kong.

Después de unos años trabajando en la revista Ebony, creada para el público afroamericano, y escribiendo crónicas en The New York Times, Talley llegó a la edición americana de Vogue en 1983 como editor de noticias; en 1988, de la mano de su directora Anna Wintour, se convertiría en el director creativo de la publicación. Fue entonces cuando su figura adquirió fama mundial; su carácter irónico y su estilo, casi siempre vestido con coloridos kaftanes (posteriormente diría que los utilizaba para “esconder su inseguridad”) lo convirtieron en un icono de la moda en los años noventa y los primeros dos mil.

En 2008 trabajó como asesor de estilo de Michelle Obama durante sus primeros meses como primera dama. Y en 2010 comenzó a trabajar como jurado en el reality America’s Next Top Model y volvía al Museo Metropolitano de Nueva York, el que fuera su primer trabajo, para ejercer como maestro de ceremonias en su gala anual. Tres años más tarde, cuando estaba en la cima mediática, dejaba Vogue por desavenencias con Anna Wintour, a la que en sus memorias describe como alguien frío y calculador que le apartó de su lado por “ser mayor e incómodo”. Su salida de la publicación hizo que otros grandes nombres, como Karl Lagerfeld, dejaran de llamarlo.

En la última década, Talley se dedicó a hacer activismo por la diversidad racial en la moda. “Hubo un momento en el que me di cuenta de que, como miembro prominente de la redacción, era mi obligación promover la excelencia negra, ya fuera una modelo, un libro, una película o una obra de teatro”, comentaba en 2018 durante su charla en la pasarela 080 de Barcelona, a la que acudió para presentar el documental The Gospel according to André, un repaso visual por su vida, desde su infancia en el sur de Estados Unidos, sus esfuerzos por entrar en la moda, sus éxitos como editor o su última faceta como activista. “Ahora la moda está en el camino correcto, es bastante más inclusiva, no solo en lo que respecta a la raza, también en los demás aspectos”, contaba en la entrevista a S Moda.

Olvidado por la industria en lo últimos años, volvió a la actualidad con la publicación de sus memorias en 2020. Poco después, protagonizaba una campaña para la firma de moda UGG y el pasado abril recibía la distinción del gobierno francés como caballero de las Artes y las Letras. Mientras tanto, se enfrentaba a una orden de desahucio de su casa en White Plains y buscaba la reconciliación con Anna Wintour, con la que, decía, había vuelto a intercambiarse correos electrónicos. “Solo me arrepiento de las cosas que podía haber aprendido de joven, como aprender otros idiomas o aprender a coser”, afirmaba. Hoy, muchos de los diseñadores a los que Talley apoyó en sus inicios, como Marc Jacobs, Christian Siriano o Lacquan Smith, recuerdan en sus redes a uno de los editores de moda más legendarios. También la propia Wintour, que a través de Vogue emitía un comunicado ensalzando su entusiasmo y su capacidad para detectar el talento joven: “Como en cualquier relación de mucho tiempo, hubo momentos complicados, pero lo único que me importa hoy es que fue un hombre brillante y un amigo generoso y querido por mí y mi familia al que echaremos muchos de menos”.

Bad Bunny modela lo último en bolsos para VOGUE