phoenix disney

Los beneficios de Disney este año superarán los 21.000 millones de dólares gracias a estrenos como Vengadores: Infinity War, Capitana Marvel y Toy Story 4, así como obras que aún no se han estrenado como Star Wars: El ascenso de Skywalker, sin mencionar la llegada del nuevo servicio de streaming Disney+ a finales de año, aún así hay ciertas pérdidas de las que se ha culpado a Fox.

Una perdida de 170 millones de dólares durante el tercer trimestre fiscal de Disney se ha achacado a la compra de Fox y al rendimiento de sus películas, mencionándose específicamente el desastre de Dark Phoenix en cines, cinta que tan solo logró recaudar 252 millones de dólares a nivel mundial, y que su costo de producción fue de 200 millones.

Bob Iger contaba a los inversores, según Variety, que estas pérdidas de debían al pobre rendimiento de Fox, un estudio que estaba muy por debajo de donde había estado en el pasado y también por debajo de donde esperaban que estuviera cuando planificaron la adquisición.

Como resultado de todo esto Disney ha decidido cancelar todas las producciones futuras de Fox y poner a los diferentes estudios de su compañía a rediseñar y trabajar en una reestructuración de todas estas licencias. Iger comentaba que quizás lleve uno o dos años organizar todo este trabajo.

Licencias como Avatar seguirán según lo planeado y otras como El Planeta de los Simios también serán aprovechadas de alguna manera. Del mismo modo Kevin Feige, de Marvel Studios, estará al cargo de licencias como Los 4 Fantásticos y X-Men para hacer con ellas lo que le parezca oportuno.