britney manager

Britney Spears podría no volver a actuar nunca más. Según declaraciones del manager de la artista, Lary Rudolph, al portal TMZ, Britney puede que nunca esté “física y mentalmente preparada” para volver a las vidas de las celebridades, esto a pesar de que en sus redes sociales ella misma declarara que “estaba todo tranquilo”.

Los motivos de esta pausa en su carrera, que hasta el momento era solo temporal, son los problemas personales con su padre, Jamie Spears. El manager afirma que fue la “tormenta perfecta” entre el momento en que Jamie fuera hospitalizado en noviembre y la obligara a entrar en una clínica mental en contra de su voluntad unos meses después.

Rudolph solo buscará que se retome la carrera de la artista, si se encuentra en plena forma. De cara a un futuro, ha aclarado que si ella alguna vez quiere volver a trabajar, estará ahí para decirle si es una buena idea o una mala.

Sin embargo, el manager de Spears prioriza el bienestar de la artista y que de momento, no tiene ningún deseo de hacerla trabajar si no se encuentra bien.

Recordemos que la salud mental de la cantante comenzó a decaer debido a que las medicinas que la controlaban dejaron de funcionar en su sistema, y los doctores no han podido encontrar una fórmula nueva para su mejoría.

Hace tan solo diez días, Spears subía un vídeo de ella haciendo yoga con una fortaleza sorprendente.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Yoga on the green 😜😌I really like it LIKE THAT !!

Una publicación compartida de Britney Spears (@britneyspears) el

Por otro lado, hace unos días, la estrella junto a su madre Lynne Spears, visitaron la corte de justicia para reabrir su caso de custodia, y pedir más libertades para la cantante, ya que desea el control total de su vida y terminar con la sobreprotección de su padre. En sus declaraciones dentro del juzgado, ella misma confirmó el rumor que comenzó con el movimiento #FreeBritney, en el que aseguraban que la cantante fue ingresada a un instituto mental en contra de su voluntad.

La corte ordenó una investigación para poder dar resolución a su caso. También, a Britney se le concedió una orden de restricción en contra de su ex manager, Sam Lufti, ya que alega representa un peligro para ella y su familia.

El drama en la familia Spears está a la orden del día, pero le deseamos un desenlace feliz sobre los escenarios o fuera de ellos.