beyoncé

Kimberly Thompson, ex batería de la artista, ha pedido una orden de restricción y acusa a la cantante de escuchar sus llamadas telefónicas y controlar sus movimientos bancarios.

A lo largo de su carrera musical, son pocas las polémicas en las que se ha visto envuelta Beyoncé. Pero sin duda, la última es la más peculiar de todas.

Según publica el portal de noticias The Blast, la artista ha sido demandada por utilizar magia oscura y hechizos mágicos de abuso sexual contra sus trabajadores. En concreto, ha sido la ex batería Kimberly Thompson quien ha solicitado una orden de restricción contra la artista por practicar brujería extrema.

Según Thompson, Beyoncé controlaba sus finanzas y grababa sus conversaciones telefónicas durante la gira, si bien no ha querido compartir las evidencias ante tales acusaciones. Incluso asegura que la artista mató a su mascota.

Por el momento, el representante de Beyoncé no ha querido hacer ninguna declaración ante la demanda. El juzgado ha rechazado la petición de una orden de restricción, pero Thompson ya ha asegurado que no parará hasta desenmascarar a la cantante.